GAIN Study
Study Sponsor: Cortexyme

Nuevo enfoque para la enfermedad de Alzheimer 

La enfermedad de Alzheimer es una amenaza para la salud pública mundial, que afecta a más de 30 millones de personas en todo el mundo y 5,7 millones en los Estados Unidos. Si bien la cantidad de personas con esta enfermedad continúa en aumento, los pocos medicamentos que actualmente se encuentran disponibles solo proporcionan un alivio temporal de los síntomas sin retrasar la evolución de la enfermedad. Hasta la fecha, los posibles nuevos tratamientos no han sido efectivos en los ensayos clínicos.

Los recientes descubrimientos científicos, que se describen a continuación, han producido nuevos conocimientos sobre la causa de la enfermedad de Alzheimer que podrían revolucionar su tratamiento.

Las bacterias pueden causar Alzheimer

Los expertos científicos han descubierto que una bacteria llamada P. gingivalis, más comúnmente asociada con la enfermedad degenerativa de las encías, puede infectar el cerebro de las personas mayores que son más vulnerables a contraer infecciones. Una vez en el cerebro, la bacteria libera proteínas tóxicas, denominadas gingipains, que se ha demostrado que destruyen las neuronas y causan otros signos característicos de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro en estudios en animales. Una vez que el cerebro se infecta, las defensas naturales del cerebro se reúnen alrededor de las células infectadas, lo que provoca inflamación y formación de placas asociadas con la enfermedad de Alzheimer. 

En un estudio reciente se descubrió que más del 90 % de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer presentaban indicios de la bacteria P. gingivalisy sus toxinas en sus sistemas nerviosos centrales[1]. Las pruebas en ratones demostraron que la bacteria podía viajar desde la boca hasta el cerebro y aumentar la producción de placas en el cerebro, la inflamación y el daño de las neuronas asociadas con la enfermedad de Alzheimer[1],[2].

 

COR388 podría detener el daño causado por las bacterias 

En Cortexyme, estamos desarrollando terapias basadas en estos nuevos conocimientos de la infección por P. gingivaliscomo causa posible de la enfermedad de Alzheimer. Hemos diseñado COR388 para bloquear las proteínas tóxicas, denominadas gingipains, que son creadas por la bacteria; y evitar o retrasar el avance del daño a las células cerebrales sanas.

En un estudio de ratones infectados con la bacteria P. gingivalis, COR388 redujo la infección, bloqueó la producción de proteínas tóxicas en el cerebro, redujo los niveles de beta amiloide, que producen placas, redujo los marcadores de inflamación y detuvo la evolución de la degeneración neuronal[2]

Prometedor estudio clínico inicial

En Cortexyme, realizamos previamente un estudio clínico en el que se administró COR388 o placebo durante 10 días a 24 voluntarios de edad avanzada sanos y durante 28 días a nueve sujetos con enfermedad de Alzheimer. COR388 fue bien tolerado y no hubo tendencias clínicamente significativas en los eventos adversos ni en las señales de seguridad alarmantes. Se encontró ADN de la bacteria P. gingivalis en el líquido cefalorraquídeo de todos los sujetos con enfermedad de Alzheimer analizados en el estudio. Además, hubo una tendencia prometedora de mejoría promedio en el desempeño de la prueba de la memoria para los pacientes con Alzheimer en el estudio, a quienes se les administró COR388 en comparación con el placebo.

Consulte el afiche científico sobre el estudio